SALSA DE TOMATE TRIBBIANI

Tribbiani kitchen

Uno de los básicos imprescindibles en casa, es nuestra salsa de tomate casera. Desde que yo era pequeña siempre hemos tenido huerto, y en verano mi madre hacía botes y botes de conservas de nuestros tomates.  Nunca hemos consumido salsas comerciales, ya que al estar acostumbrados al increíble sabor de nuestros tomates, los comerciales nos horrorizaban.

Siguiendo la tradición, en casa, hemos perfeccionado la salsa de tomate casera, muy influenciada por nuestra gran pasión por la comida italiana y los sabores mediterráneos.

Lo que nosotros solemos hacer, es aprovechar la época de verano, para conseguir buenos tomates de temporada y a buen precio y hacer nuestras reservas.

Para esta salsa, tienes que elegir variedades de tomates, que tengan mucha carne y poco líquido en su interior, para mí, los mejores, son los tomates de pera bien maduros.

Nuestra salsa de tomate casera, aguanta en la nevera perfectamente unos 7 días, pero si no la vas a consumir antes, consérvala en tarritos al vacío o congélala envasada en bolsas al vacío. Si no tienes máquina de envasar al vacío, utiliza bolsas con cierre hermético de calidad, para conservarla muy bien.

Vamos a por la receta!


SALSA DE TOMATE TRIBBIANI

  • Cantidad: un poco más de 1L
  • Tiempo de preparación: 2 horas aprox.
  • Utensilios:  procesador de alimentos

Ingredientes:

  • 2,5 kg de tomates
  • 3 cebolletas incluida la parte verde
  • 6 ajos grandecitos
  • 20 g de hojas de albahaca fresca
  • 10 g de alcaparras mini (o flores de alcaparra)
  • 5 tomates secos
  • 1 chorrito de AOVE (aceite de oliva virgen extra)
  • Sal del himalaya
  • Pimienta recién molida
  • 1 C de orégano seco
  • 1 c de ajo en polvo

Procedimiento:

  1. Pon en el fuego una sartén lo más grande que tengas, con un chorrito de AOVE.
  2. Lamina los ajos y corta la cebolla en juliana.
  3. Añade los ajos a la sartén y sofríelos un poquito, añade la cebolla y deja que se sofría todo muy bien a fuego no muy alto, hasta que quede de un color tostado.
  4. Añade las alcaparras enteras y los tomates secos cortados en brunoise (daditos pequeños).
  5. En el procesador de alimentos, tritura los tomates y añádelos al sofrito. Remueve un poquito e incorpora las hojas de albahaca bien picadas y el orégano.
  6. Deja reducir a fuego medio bajo, hasta que se caramelicen los azúcares naturales del tomate, pierda su acidez y casi todo el líquido. Una vez esté bien reducido, salpimienta y añade el ajo en polvo.
  7. Deja enfriar y guarda en botes de cristal en la nevera o utiliza el método de conserva que más te guste.

Espero que te guste! Y que me expliques tu experiencia! Me encantaría saber que te ha parecido!

Besazos y cuídate!


También puede interesarte:

tribbiani kitchen
Baba ganoush con pimiento asado y avellanas

2 comments / Add your comment below

Deja un comentario