LECHE DE ALMENDRAS CASERA

Tribbiani kitchen

Mi forma de ver la alimentación a cambiado, desde que descubrí esta leche de almendras casera.

Cuando tenía 2 añitos, mis padres lo pasaron bastante mal, porque empecé a tener problemas digestivos, y no sabían qué me pasaba. En aquellos tiempos era difícil e inusual diagnosticar algún tipo de intolerancia, pero tuvieron la suerte de dar con un especialista, que me diagnosticó intolerancia a la lactosa.

Con los años esa intolerancia desapareció, no se si en su totalidad, pero poco a poco pude ir introduciendo lácteos en mi alimentación, aunque nunca me han sentado nada bien -no hasta el extremo de cuando era pequeñita- pero bien bien, nunca me han sentado. Cosa que me hace sospechar que una cierta intolerancia sigo teniendo.

En fin, que llevada por esas malas digestiones después de beber leche de vaca, prácticamente nunca he bebido leche, y sí, he sido consumidora de leches vegetales comerciales, aunque me costaba encontrarlas de calidad, ya que solian estar llenas de sabores artificiales como la esencia de vainilla o azúcares, para esconder ese sabor tan intenso y distinto a la leche, y la tenía que comprar en herboristerias, cosa que hoy ya no pasa, en cualquier supermercado encuentras unos largos pasillos llenos de bebidas vegetales. Si consumes ese tipo de bebidas, asegúrate de que son de gran calidad, ecológicas y que no estén llenas de azúcar.

Pero que mejor, que  hacer tu propia leche de almendras casera? Súper rápido y sin grandes complicaciones. Y así puedes beneficiarte de todos sus nutrientes y de su fácil digestión. Cuando vi que me podía hacer mi propia “leche” vegetal, descubrí un mundo nuevo, y se derrumbaron en mí, mitos que creía que eran indestructible. Tiene tantas ventajas, económicas, nutricionales… A mí me cambió la manera de ver la alimentación. Y la puedes utilizar para tantísimas cosas que es increíble, para puddings, para helados, en un simple té match… y la haces tú!

Tribbiani kitchen

Se pueden hacer “leches” vegetales de distintas semillas, lo importante es activarlas, ya que todas las semillas crudas tienen una protección natural, que las protege hasta que tienen el entorno perfecto para germinar. Esta protección hace que sean difíciles de digerir, para eliminarla, tenemos que ponerlas en remojo entre 8  y 48 horas, dependiendo de la semilla que actives. En el activado a parte de hacerse más digeribles, se reblandecen y son más fáciles de triturar.

Cuando pongas las semillas en remojo, asegúrate de que el recipiente es lo suficientemente grande, ya que cuando se remojan aumenta su volumen. Mientras más horas las tengas en remojo más cremosa será la leche, lo único que tienes que tener en cuenta, es que fuera de la nevera pueden estar 8 horas, si las vas a dejar más tiempo en remojo, transcurridas 8 horas, cámbiales el agua y mételas en la nevera. Yo aprovecho y las pongo a remojar por la noche, así por la mañana ya las tengo listas para hacer la leche.

Necesitarás un procesador de alimentos potente y un colador de tela muy fino o gasa para poder filtrarla.

Tribbiani kitchen


LECHE DE ALMENDRAS CASERA

  • Cantidad: 1 L (aprox.)
  • Tiempo de preparación: mínimo 8 horas remojo + 1o minutos de triturado y filtrado.
  • Utensilios: procesador de alimentos + gasa para filtrar

Ingredientes:

  • 1 T (taza) de almendras crudas a ser posible ecológicas
  • 9oo ml de agua (yo utilizo agua filtrada)

Procedimiento:

  1. Lava las almendras y ponlas a activar en un recipiente cubiertas de agua, durante un mínimo de 8 horas.
  2. Transcurrido ese tiempo, cuélalas y lávalas bajo el grifo.
  3. Ponlas en el procesador de alimentos junto con los 9oo ml de agua, y tritura durante 1 minuto.
  4. Encima de un bol grande, pon la gasa de filtrado, vierte el líquido encima de ella con cuidado y con la ayuda de las manos estruja la gasa, para extraer la mayor cantidad de líquido posible.
  5. Guárdala en una botella de vidrio en la nevera y consúmela antes de 4-5 días.

Puede ser, que veas, que se separa cuando está en reposo en la nevera, no tiene importancia, mézclala bien y listo. Si la vas a calentar, hazlo a fuego lento y sin que hierva para que no se corte.

Si quieres la puedes saborizar con canela o vainilla, si es así infusiona el agua, con la que vayas a elaborar la leche de almendras,  con la especia que elijas. Pon el agua a hervir, añade la especia, retira del fuego, tapa y deja infusionar unos 1o minutos.  Asegúrate de que está fría antes de hacer la leche.

Disfruta de ella!!!


También puede interesarte:

Tribbiani kitchen
Leche de avena casera

Deja un comentario